Esmeraldas, la ciudad encantadora