Derechos humanos y ecuador

ECUADOR, MIEMBRO FUNDADOR DEL CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS DE NACIONES UNIDAS

El 9 de mayo de 2006, Ecuador fue electo como uno de los 47 países Miembros Fundadores del Consejo de Derechos Humanos, que reemplazó a la antigua Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Ocupa este honroso sitial entre ocho países de América Latina: Argentina, Brasil, Cuba, Guatemala, México, Perú y Uruguay.

La presencia del Ecuador en este altísimo órgano de las Naciones Unidas obedece al reconocimiento de sus importantes avances en materia de derechos humanos, como lo han sido: la adopción de la mayoría de instrumentos internacionales en esta materia; una Constitución Política de avanzada; haber ocupado el cargo de Primer Alto Comisionado para los Derechos Humanos, en la persona del Embajador José Ayala Lasso; diseño del primer Plan Nacional de Derechos Humanos en América, entre otros aspectos positivos.

En su calidad de miembro fundador, Ecuador ha apoyado varios proyectos de resolución para la adopción de importantes instrumentos internacionales de derechos humanos que estaban pendientes en la agenda internacional: Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas; la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad; la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas. Además ha apoyado varios proyectos de resolución y decisiones relativos a nuevos derechos: el derecho al desarrollo, el acceso al agua, la extrema pobreza, el fenómeno migratorio; los derechos de los pueblos indígenas; entre otros.

En el marco de la revisión de todos los mecanismos temáticos y procedimientos especiales de este nuevo órgano de la Naciones Unidas, Ecuador ha participado en varios grupos de trabajo que han revisado el andamiaje institucional del CDH, que deberá establecerse hasta junio de 2007. Cabe destacar la importancia del establecimiento del mecanismo de la Revisión Periódica Universal o Examen Periódico Universal, que constituirá una modalidad de análisis del estado de promoción y vigencia de los derechos humanos en los diversos países en el mundo.

Durante el año 2007 el Ecuador mantuvo una activa participación y contribuyó a la adopción de la nueva estructura del Consejo de Derechos Humanos, relacionada con el Examen Periódico Universal; Revisión de Procedimientos Especiales; Asesoramiento de expertos; Procedimiento de Denuncias.

Ecuador, en cumplimiento a los compromisos internacionales derivados de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de la que es Parte, presentó al Comité contra la Tortura CAT, el Informe al Examen del Comité del Tercer Informe presentado por Ecuador.

Así también en lo referente al cumplimiento de las observaciones del Comité contra la Tortura, el Ecuador ha iniciado el proceso de ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes, que entró en vigencia en junio de 2006. Al momento la Cancillería ecuatoriana realiza gestiones ante las instancias nacionales a fin de ratificar dicho instrumento.

En el 2007, Ecuador recibió la visita de una Misión Preparatoria del IRCT (International Rehabilitation Council for Torture Victims) de Dinamarca, dirigida a promocionar el Proyecto para la implementación del Protocolo de Estambul, que constituye un Manual para la investigación y documentación eficaces de casos de tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Este proyecto forma parte de una iniciativa mundial, en la que Ecuador fue escogido, junto a otros nueve países, para la capacitación y formación de expertos nacionales independientes como médicos forenses, psiquiatras, psicólogos y abogados, provenientes de diversos sectores nacionales, de cuya experiencia se tendrá la elaboración de un manual adecuado a la realidad ecuatoriana, como herramienta para la prevención y documentación de la tortura en el país.

Este proceso forma parte de las iniciativas de la Subcomisión de Derechos Humanos en Prisiones del Plan Nacional de Derechos Humanos del Ecuador.

  • La Dirección de Refugio del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración, basada en el Decreto Ejecutivo 1182, reconoce la existencia de solicitudes infundadas, abusivas e ilegítimas y ha incorporado en sus procedimientos filtros que le permiten detectar solicitudes fraudulentas.

Ecuador es el país de Latinoamérica con la mayor cantidad de refugiados reconocidos. Esto responde, por un lado, al apego de la política exterior del Ecuador en materia de refugio a la normativa internacional de protección de los derechos de los solicitantes de refugio y de los refugiados reconocidos, y, por otro lado, a que valores como la solidaridad y el humanismo han sido incorporados en la política pública, con el objeto de garantizar que los derechos de este grupo humano no sean vulnerados.

En los dos últimos años se ha identificado un incremento de flujos mixtos de personas que solicitan refugio en el Ecuador, compuestos por solicitantes legítimos con un fundado temor de persecución, así como por extranjeros que intentan migrar al Ecuador por diferentes razones y que utilizan argumentos falsos para ser calificados como refugiados.

A través de la incorporación de estos filtros de seguridad y en los casos de irregularidad comprobada, se da parte a la Policía Judicial, para que quienes pretendan engañar al Estado ecuatoriano y restan posibilidades de acceder al estatus de refugiado a quienes verdaderamente lo necesitan, enfrenten las acciones legales pertinentes.

Un ejemplo de lo expuesto se pone en evidencia con el caso del ciudadano cubano J. C. d. L. H. quien fuera descubierto con una visa adulterada que pretendía renovar. La Cancillería del Ecuador, una vez realizada una exhaustiva investigación para comprobar la falsedad del documento, inició un proceso legal en contra de dicho ciudadano por “uso doloso de documentos”, delito por el cual ha sido condenado a la pena de un año de prisión correccional, en aplicación del artículo 343 del Código Penal de la República del Ecuador.

Uno de los objetivos fundamentales de la Carta de las Naciones Unidas es velar por la mantenimiento de la paz y la seguridad en el mundo.

Las operaciones de mantenimiento de la paz son programas desarrollados por las Naciones Unidas, bajo el mandato del Consejo de Seguridad, y consisten en el envío de contingentes militares o policías, que pueden o no estar armados, así como varios integrantes civiles que comprenden una extensa gama de disciplinas, para la conformar el “staff” de planas mayores y observadores militares de países miembros de la ONU.

Se entiende por Operación de Mantenimiento de la Paz todo despliegue internacional de medios civiles o militares y de orden y seguridad pública que, bajo el mando y control de las Naciones Unidas y con o sin el consentimiento de las partes en conflicto, tiene por objeto directo contribuir a la consolidación de un cese de hostilidades.

Las fuerzas de Naciones Unidas son multinacionales, dependiendo del mandato del Consejo de Seguridad, adoptado mediante la respectiva resolución. Pueden cumplir las siguientes funciones: Separación de fuerzas, Verificación de cumplimiento de acuerdos, Desarme de las partes en conflicto, Verificación de las treguas, Protección de la población, etc.

Marco Jurídico de las Misiones de Paz.

Para cumplir este objetivo, entre otros, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en el marco de lo que establecen los capítulos VI “Solución Pacífica de las Controversias”, VII “Acción en casos de amenazas a la paz, quebrantamientos a la paz” y VIII “Acuerdos Regionales” de la Carta de las Naciones Unidas, está facultado para establecer los mandatos de las operaciones de mantenimiento de la paz, las cuales comprenden el despliegue internacional de medios civiles o militares y de orden y seguridad pública que, bajo el mando y control de las Naciones Unidas, con o sin consentimiento de las partes en conflicto, dependiendo de la gravedad de las amenazas, realizan acciones para restablecer la paz y garantizar la seguridad en las zonas afectadas por conflictos de todo orden.

Los países que soberanamente deciden aportar personal militar y equipos para dichas fuerzas, suscriben un Memorando de Entendimiento con las Naciones Unidas, en las que se establece, luego de cumplidos los estudios respectivos y los re1quisitos establecidos en la correspondiente legislación nacional, las respectivas contribuciones al Sistema de Fuerzas de Reserva de las Naciones Unidas.

Adicionalmente, para estos efectos se toman en cuenta, en lo que sea aplicable, las disposiciones correspondientes contempladas en la Convención de las Naciones Unidas sobre Seguridad y Personal Asociado de 1994, la Convención de las Naciones Unidas sobre Inmunidades y Privilegios de 1946, Ley de las Naciones Unidas sobre Determinadas Armas Convencionales de 1980 y el Estatuto de Roma sobre la creación del Tribunal Penal Internacional, para el caso de genocidio o crímenes de lesa humanidad.

Igualmente se aplican las denominadas Reglas de enfrentamiento (ROE), cuyos principios rectores son: derecho a la legítima defensa, uso mínimo de fuerza, y reducción de los efectos colaterales, al mínimo posible.

Las citadas reglas de enfrentamiento contemplan las siguientes campos: uso de la fuerza; sistema para el uso de armas; autoridad para portar armas; autoridad para detener, registrar y desarmar; y respuesta a la acción de civiles y situaciones de inestabilidad.

Por otro lado, los miembros de los contingentes están sujetos a sus leyes nacionales –Ley Militar, otras leyes civiles aplicables, penales, etc.-, especialmente para el caso de delitos o faltas graves cometidas por uno o más miembros de dicho contingente.

PARTICIPACION DEL ECUADOR EN LAS FUERZAS DE PAZ

Uno de los principios de la política exterior del Ecuador es contribuir al mantenimiento de la paz y seguridad internacionales. En el marco de esta política, el Gobierno Nacional decidió promover una mayor participación de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas en las Misiones de Paz de las Naciones Unidas. Esta decisión fue comunicada al entonces Secretario General de las Naciones Unidas, señor Kofi Annan, durante la visita oficial que realizó al Ecuador en noviembre del 2003.

En dicha ocasión, además, se suscribió el documento de creación de la Unidad Escuela de Misiones de Paz del Ecuador (UEMPE), dependiente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Actualmente nuestro país participa en la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNIMIL), Operación de las Naciones Unidas en Costa de Marfil (ONUCI), Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), Misión de Observadores Militares a Sudán.

La participación de nuestro país en dichas Misiones es puntual, especialmente en el caso de Haití donde tenemos una unidad de ingenieros, conformada por un número no inferior a 66 hombres, así como maquinaria y equipo de trabajo, orientados exclusivamente a la reconstrucción de la infraestructura básica de Haití.

0 comments

Leave a Reply